Ciencias de la Salud


La red de laboratorios de la Universidad se une para dar voz a los proyectos de investigación realizados por docentes y alumnos. Tendrás al alcance todas las innovaciones del sector de la Salud. Forma parte de la comunidad.

Claves de la fibromialgia. ¡Conócela!

Creado por Sara López Oliva y Ana M. Puga el 23 de mayo de 2019

El pasado día 12 de mayo se celebró el Día Mundial de la Fibromialgia y del Síndrome de la Fatiga Crónica. La fecha se designó en conmemoración del nacimiento de Florence Nightingale, una enfermera inglesa que contrajo una enfermedad paralizante cuando solo tenía 35 años y pasó sus últimos 50 años de vida postrada en una cama. Sin embargo, este hecho no le impidió fundar la primera escuela de enfermería del mundo. El objetivo de esta fecha es destacar las serias dificultades que padecen miles de enfermos en todo el mundo. 

¿Qué es la fibromialgia?

dolor chica

Es una enfermedad de etiología desconocida que se caracteriza por dolor crónico generalizado que el paciente localiza principalmente en el aparato locomotor. Además de este dolor, existen otros síntomas como fatiga intensa, alteraciones del sueño, sensación de hormigueo, depresión, ansiedad, rigidez muscular y cefaleas, entre otros.

 

La fibromialgia es frecuente en España estimándose una prevalencia del 2,4%, lo que supone un total de aproximadamente 700.000 afectados. Además, de acuerdo con datos del estudio EPISER, llevado a cabo por la Sociedad Española de Reumatología, esta enfermedad afecta en mayor proporción a las mujeres que a los hombres y especialmente en el rango de edad comprendido entre los 40 y 49 años.

¿Cómo se diagnostica la fibromialgia?

dolorEl diagnostico de esta enfermedad es exclusivamente clínico y se basa en la presencia de dolor osteoarticular crónico y generalizado junto con los demás síntomas ya descritos anteriormente. El tratamiento de la fibromialgia debe establecerse de forma individualizada y debe ir encaminado aliviar la sintomatología ya que no existe un tratamiento universal. El objetivo es disminuir el dolor, mejorar el sueño y mantener la funcionalidad del paciente. Debido a la variedad de síntomas de la enfermedad, es fundamental que el equipo de especialistas que trate al paciente sea multidisciplinar. 

Es importante señalar que la fibromialgia es una de las enfermedades con mayor grado afectación a la calidad de vida de las personas que la padecen. Por ello, de acuerdo con la Guía de Consenso elaborada por el Ministerio de Sanidad en 2011, es importante combinar el tratamiento farmacológico con medidas higiénico-sanitarias como el ejercicio físico controlado, siempre que la enfermedad lo permita.

 

Importancia de la dieta en la fibromialgia

En los últimos años se ha observado una importante relación entre la dieta y esta enfermedad. Por un lado, es frecuente en pacientes con fibromialgia la detección de sobrepeso y obesidad debido a la escasa movilidad y dificultad de movimiento. Este exceso de peso perjudica negativamente a estos pacientes ya que agudiza los síntomas y empeora su calidad de vida.

Por otro lado, en estos pacientes es frecuente el diagnostico de intolerancias alimentarias, entre las que destacan la intolerancia al gluten, la sensibilidad al gluten no celiaca o la intolerancia a la lactosa. Sin embargo, es importante que el diagnostico de estas sensibilidades se realice por profesionales sanitarios expertos en la materia antes de su retirada de la dieta. En general, si bien los estudios llevados a cabo hasta la fecha son bastante prometedores demostrando una remisión del dolor tras la retirada del gluten, es necesario continuar investigando para obtener resultados más consistentes.

Por otro lado, es importante también considerar que existen otros factores que acentúan el riesgo de padecer alteraciones digestivas en estos pacientes como el consumo de antiácidos y antiinflamatorios, el tratamiento prolongado con antibióticos o haber sido tratados con anterioridad para erradicar Helicobacter Pylori. Sumado a esto, lo más importante es recomendar al paciente una alimentación basada en alimentos frescos, con elevado consumo de frutas y verduras. Asimismo, una adecuada recomendación para aquellos pacientes que padezcan fibromialgia es que limiten el consumo de alimentos con aditivos alimentarios, ya que la exposición a los mismos podría incrementar el dolor. 

Para finalizar, insistimos en la necesidad de un abordaje multidisciplinar de la enfermedad, incluyendo dietistas-nutricionistas, ya que, si bien las intolerancias son cada vez más conocidas, la restricción dietética de ciertos alimentos puede generar riesgo de deficiencias nutricionales.